noticia_4Catalá asegura que reforzar al procurador no privatizará la Justicia El ministro defiende las nuevas funciones que le otorga la reforma del procedimiento civil Teresa Blanco MADRID.

Las reformas impulsadas desde Justicia para reforzar el papel de los procuradores no dará lugar ni a una privatización de la Justicia ni a una Justicia a dos velocidades. Así lo defendió ayer el ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante la inauguración del XXII Congreso Mundial de Procuradores de Justicia, en la que recordó que el proyecto de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil -actualmente en tramitación parlamentaria refuerza las funciones de los procuradores en los actos de comunicación procesal: notificaciones, citaciones, emplazamientos y requerimientos.

El problema es que estos actos tendrán un coste añadido para quienes elijan someterse a este sistema y beneficiarse de una mayor celeridad. A este respecto, sostuvo Catalá que la decisión -de someterse o no a este sistema erá voluntaria para el ciudadano.
Durante la inauguración del Congreso, que este año pivota sobre las relaciones entre Justicia y Economía, indicó que la Justicia desarrolla un papel fundamental en la actividad económica a la hora de dotar de agilidad al sistema, pues sin seguridad jurídica es imposible emprender con éxito proyectos que generen progresos. A este respecto, señaló que todos los informes económicos hacen referencia a la eficacia o no de los sistemas judiciales como elemento a tener en cuenta en la actividad económica.

En total, dijo, ahora mismo hay 25 millones de euros en proceso de resolución de manera permanente en España, lo que pone de manifiesto la necesidad de agilizar la Justicia tanto en resoluciones como en ejecución. Por su parte, el presidente del Consejo General de Procuradores de España, Juan Carlos Estévez, defendió que la Justicia es la base del Estado de Derecho y es preponderante a la economía.
Desgraciadamente, dijo, en los últimos años la economía se ha ido imponiendo a la Justicia prácticamente en todos los países del mundo, lo que hace que muchas veces se tomen decisiones inadecuadas. Si bien reconoció que la economía de libre sistema es la mejor para avanzar no hay que olvidar nunca los principios de seguridad jurídica porque, dijo, la Justicia no es un mercado.
Para el presidente del Supremo su labor es esencial para agilizar la ejecución de fallos Además, aprovechó la ocasión para solicitar una mayor intervención en la ejecución en materia civil. Así, aseguró que a día de hoy hay más de dos millones de sentencias en ejecución, de las cuales, 1,5 millones son civiles.

La asignatura pendiente El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Supremo, Carlos Lesmes, señaló que la ejecución de sentencias sigue siendo una de las asignaturas pendientes de la Justicia.
En este punto, aseguró, los procuradores son parte esencial para agilizar la ejecución y conseguir, en consecuencia, una Justicia más eficaz.
Apuesta por defender la intimidad de los detenidos T. B. MADRID.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, sostuvo ayer, antes de intervenir en la inauguración del XXII Congreso Mundial de Procuradores, que es necesario garantizar un equilibrio entre la libertad de información y la garantía de los derechos de los detenidos durante su arresto y traslado.
El ministro responde así al hecho de que el PP y CiU hayan pactado una enmienda transaccional a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal,
para proteger la imagen de los detenidos. La Asociación de Comunicadores e Informadores Jurídicos (Acijur), mostró ayer su preocupación en tanto que la prohibición no parece acorde con los derechos de información y publicidad que garantizan una Justicia trasparente.